• Andy Beltran

Días de lluvia

Para El Cafe de los Miércoles - 05/06/2019

«Estar triste es normal, llorar se vale, todos tenemos temporadas de lluvia en la vida, pero no duran para siempre. Mira las estaciones del año, cambian el clima y permiten mantener un equilibrio»


Me respondió una persona mientras yo lloraba a mares contándole lo mucho que me dolía que quienes consideraba “mis amigos” hubieran traicionado mi confianza, que alguien había roto mi corazón; que me dolía ver que proyectos en los que había depositado mucho tiempo no crecían y que estaba cansada de lidiar con la ansiedad.


Me sentía amargada, dolida y frustrada, no solo con las personas que me habían herido sino con Dios, pues me sentía defraudada de que tantas promesas que me había dado no se hicieran realidad.


Y la verdad es que esa respuesta no era la que yo esperaba, porque generalmente lo que nos han enseñado a decir es «Pobrecita, las personas son horribles», «no vale la pena llorar», «te vas a levantar de esta»... no que te tomes tiempo para tener un luto por lo que te duele.

Si bien al día de hoy ha pasado mucha agua bajo ese puente, pues cada cambio duele y ¡una forma de sacar el dolor es llorando!, esa respuesta me marcó porque si la desglosamos tiene todo el sentido del mundo: tenemos tiempos malos, en oscuridad, y tiempos de sol; cada estación tiene unos cambios de clima muy marcados para esa época, cambios que permiten que la tierra dé fruto y descanse según sea el caso.


Además, si todo está bien todo el tiempo ¿cómo vamos a saber de qué estamos realmente hechos? El invierno trae lluvia y aunque sus días no suelen ser los más chéveres, la tierra necesita estar húmeda para que al momento de la primavera las flores crezcan bellas y puedan dar color, para que los árboles sean fuertes y puedan sostener los frutos… así como para recibir las promesas necesitamos tener un carácter firme y pasar por estaciones que nos fortalezcan.


Amado lector entiendo que la depresión suele ser un amigo fiel más allá del invierno, pero la primavera llega en algún momento llena de color y sonrisas; así que si necesita llorar sus dolores, sueños muertos, relaciones rotas y hasta tusas ¡Hágale con confianza!. Dese la oportunidad de sacar esas cosas no tan chéveres del corazón pero hágalo ahora, porque el cambio de estación está cerca, la primavera está a punto de tocar a su puerta y no se vale perdérsela por estar triste.


«11 Mira, el invierno se acabó y las lluvias ya pasaron. 12 Las flores están brotando, ha llegado la temporada de los pájaros cantores; y el arrullo de las tórtolas llena el aire. 13 Las higueras comienzan a formar su fruto, y las vides fragantes están en flor. ¡Levántate, amad@ mí@!». Cantares 2:11-13

Entradas Recientes

Ver todo